JAVIER DUARTE DE OCHOA: CAPTURADO

JAVIER DUARTE DE OCHOA: CAPTURADO

28/9/12

Bloqueo contra "Reforma Laboral".




Con la reforma laboral que hoy será aprobada en San Lázaro se fortalece la conversión de México en depósito de mano de obra barata para beneficio de los grandes grupos empresariales, nativos y trasnacionales, y el encadenamiento de nuestro país.
Viernes 28 de Septiembre del 2012.
En calidad de subordinado pleno, a los proyectos de reordenamiento económico diseñados en Washington. Retirando candados históricos de protección mínima a los trabajadores y consolidando el control mafioso de los caciques sindicales sobre la colectividad trabajadora, se inicia la segunda fase de reformas neoliberales iniciadas en el primer salinismo a través del Tratado de Libre Comercio: de lo neoliberal a lo neolaboral, como primer paso de la pripanista estrategia de rediseño nacional que tratará de alcanzar los rubros energético y fiscal.
El calderonismo mantuvo a raya la irritación popular causada primero por el fraude electoral y luego por un gobierno mediocre, frívolo y corrupto, utilizando las fuerzas armadas (policías federales, soldados y marinos) que, a propósito de la guerra contra el narcotráfico (reacomodo gerencial de altura; disputas en las élites por rutas, mercados y ganancias), instauraron el terror institucional como método de control social. Ahora, el peñanietismo pretende concentrar a los mexicanos en la ruda batalla por la conservación del empleo, para que no alcancen a protestar ni organizarse. El debilitamiento del esquema laboral revolucionario irá más allá de las primeras medidas adoptadas ahora. Además, las siguientes reformas estructurales (petróleo, IVA) generarán tales turbulencias que los ciudadanos preferirán defenderse individualmente, cuidando lo propio con la esperanza de que sean otros los agraviados.
Frente a la muy cantada regresión laboral impulsada por el PAN y el PRI, más sus aliados menores, no hubo organización social ni liderazgo que pudiera presentar más que una resistencia testimonial. Andrés Manuel López Obrador y Morena están más concentrados en la organización de un nuevo partido político, a tal grado que no hubo una explicación puntual y oportuna de los motivos por los cuales el ex candidato presidencial y su movimiento no otorgaron un apoyo razonablemente aceptable a las protestas y acciones contra la mencionada reforma laboral. El miércoles, AMLO estuvo en el informe de Iztapalapa, con Clara Brugada, a la que algunos suponen ya como predestinada integrante de la dirección partidista de Morena. En ese acto, el tabasqueño desempolvó el concepto (que anduvo de vacaciones tácticas) de la mafia del poder que, a como se ven las cosas, tiene muchas cosas por reformar, para seguir beneficiándose, sin que haya una oposición eficaz.
Astillas
Al más puro estilo de aquella pareja cómico-política que en el sexenio pasado hacía aparecer a un vocero ante los medios de comunicación para explicar lo  que el presidente quiso decir, ahora el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, ha considerado necesario intentar una adecuación de las sonoras palabras que en la ONU había pronunciado el actual ocupante de Los Pinos, llamando a que esa organización mundial haga una valoración profunda de los alcances y límites del actual enfoque prohibicionista en materia de drogas. Calderón no quiso decir que esté contra ese enfoque prohibicionista sino que está a favor de que se discuta y analice. Solemne e inconmovible, Poiré aseguró que en la administración felipista no habrá cambio de timón (pues no, en realidad lo que se les ha acabado es el viaje)