JAVIER DUARTE DE OCHOA: CAPTURADO

JAVIER DUARTE DE OCHOA: CAPTURADO

7/10/13

Jorge Saldaña: La Television a hecho que el Mexicano se sienta orgulloso de su Ignorancia.



La tv debe formar ciudadanos, no televidentes, asegura
Considera desafortunados los dichos de Salinas Pliego, de que 
Imevisión era una colección de fierros obsoletos cuando la compro.

Juan José Olivares 
Periódico La Jornada
Lunes 07 de Octubre del 2013.
El periodista, escritor, locutor, cantautor, 
conductor y en algún tiempo aspirante a 
funcionario público Jorge Saldaña 
ironiza:Mi mamá me dio en toda la madre.
Lo dice porque su progenitora tenía el gusto de exponerlo en la ventana de su casa –bien peinadito y empolvadito– en el pueblo veracruzano Banderilla, para que lo viera la gente, lo que en su opinión, fue una razón sicoanalista de mi vanidad, pero también el origen de por qué se hizo adicto a estos menesteres”; es decir, a aparecer en la televisión, medio que conoce muy bien y para el cual ha trabajado muchos años en la conducción de varios programas(Sábados Culturales, Desayunos con Saldaña, Anatomías, Sábados con Saldaña, Sopa de Letras, Nostalgia yAñoranzas...) en los cuales ha mostrado orgánicamente su forma de pensar, y que le han servido de plataforma de difusión de temas de interés cultural, social y político.
Por lo mismo, el ácido conductor se ha acostumbrado a que no lo contraten por ser crítico, al aire y fuera de él y rechaza contundente la censura.
Saldaña es el vociferador de que en México vivimos en una televicracia.
Recuerda a La Jornada lo que ha dicho desde hace algunos años: El gobierno y el sistema mexicano han puesto en los hombres endebles de la televisión una gran fuente de poder.
Y reconoce que en la actualidad se gobierna por medio del noticiero. Los gobiernos han colaborado con la ideología y el sistema que estructura el pensamiento de la televisión.
Aniversario de TV Azteca
El motivo de la charla con Saldaña (Banderilla, 1931) es por los comentarios que hizo Ricardo Salinas Pliego en el aniversario número 20 de TV Azteca (celebración a la que asistió parte de la clase política del país, incluido el presidente Enrique Peña Nieto), que no me resultan afortunados.
El dueño de la televisora comprada al gobierno de México hace 20 años detalló en ese acto cómo recibió lo que fue la estatal Imevisión. Dijo: Ha cambiado la forma de hacer televisión, no solamente en México, sino en el mundo, y podemos decir, sin duda, que no hay ninguna comparación entre lo que era Imevisión, una empresa paraestatal, y lo que hoy es Azteca. En 93 esto era una colección de fierros obsoletos que en el mejor de los casos ofrecía una cobertura irregular y deficiente de nuestra señal.
Salinas agregó: Era menos de 5 por ciento del auditorio nacional el que veía Imevisión en esa época y en cuanto a participación de mercado les puedo decir que era cero. Y a nivel mundial podemos decir con orgullo que somos el segundo productor de contenido en español y exportamos programación a más de 90 países.
La palabra contenidos encrespó a Jorge Saldaña, quien en la charla con este medio, asegura: En las apreciaciones de Salinas, que me merece todo respeto, hay términos que no me resultan afortunados, como eso de que esa televisora estaba hecha pedazos, que eran fierros viejos y que ha habido un cambio enorme y se ha transformado en una industria importante... que es una privatización exitosa... Que es productora de contenidos. Todo eso niega la existencia del canal donde yo tuve la suerte de colaborar 20 años, aunque fui despedido sin indemnización y de forma irregular y sucia.
Abunda: “Salinas habla de que los contenidos del canal apuestan por la democracia, que hay capacidad de conquista de auditorios y que se ha dado empleos a muchos especialistas. Los criterios del señor Salinas privan también en la parte política rectora del pensamiento nacional. Cuando afirma que están aportando a la evolución de México por contar con el Juguetón, A quien corresponda, algo que llaman Fundación Azteca y Vive sin drogas, él menciona también como aportaciones de contenidos el hecho de que sus telenovelas se ven en muchos países, a eso le llama contenido. No creo que eso sea el contenido, que es una voluntad interior de no perjudicar del auditorio, de hacer televisión que forme ciudadanos, no televidentes. Para mí los contenidos tienen que ver con los valores”.
Saldaña, quien estudió derecho en la Universidad Veracruzana, derecho internacional en La Haya y periodismo en Madrid, agrega: En su jerarquía de valores no los culparía. Recuerdo cuando Emilio (Azcárraga) nos decía que hacía televisión para jodidos y cuando alguien de la misma esencia comentaba que el minuto que no vendiera se perdía para la eternidad, te das cuenta de la filosofía de alguien que mercantiliza lo inexistente y contra eso, no puedes hacer nada. Como lo digo yo, lo piensan centenas de personas, sólo que por necesidades o no lo dicen o no tienen donde decirlo. Acepta que el canal 13 de Imevisión se debatía entre la mercantilización y entre hacer algo cultural, pero el hecho de que no aportó te puedo demostrar que a la fecha los criterios de utilidad televisiva surgieron de Imevisión.
El conductor, quien también colaboró en Televisa, menciona varios de los nombres de artistas e intelectuales que pasaron por sus programas (como Luis Vega Monroy, Ernesto de la Peña, Felipe San José, Ricardo Garibay, Santiago Ramírez, José Cueli, Santiago Genovés, por mencionar a algunos).
Pregunta: Dime qué intelectuales hay en la actualidad en TV Azteca que puedas mencionar. Esos (que estuvieron conmigo) eran unos maestros en el uso del español y la cultura básica.
Por ello, sobre su regreso a la televisión, en este caso a la pública en Once TV, nunca dudó que no fuera a funcionar, porque me he pasado toda mi vida en esto. Un programa como el mío funciona porque tiene valores y me vale madre que no haya escenografía. Me vale que aparezca sin maquillar, que esté viejo, que tenga que usar bastón. Sé que defiendo una causa que tiene en sí un valor: la mexicanidad, en su sección de música. Y el hecho de hacer justicia a alguien que, por ejemplo, ha cantado toda su vida y que a los 70 años no tiene quien le dé empleo porque no es comercial. En este país 25 por ciento de las personas es de edad avanzada.
En el Once me aceptaron
Esos personajes a los que Jorge Saldaña se refiere no tienen cabida en la televisión privada, porque “yo mismo he pedido trabajo en 17 lugares, en los cuales se me ha negado. Afortunadamente en el Once me aceptaron.
–Hoy día, ¿cómo ve la televisión pública?
–Cuando me corrieron de Imevisión (junto con otras 600 personas) me desilusioné y me fui a París, donde encontré trabajo. Aún era medio joven y me puse a cantar en algunos lugares. También trabajé en la Unesco, en la radio y tv francesas... Me quedé 12 años, pero me aburrí y regresé a Xalapa. Creo que los retos para las televisoras públicas son grandes... también tienen pesos terribles, porque están hechas a imagen y semejanza de las privadas”.
Ejemplifica: Les digo que dejar el cubo del micrófono (con el sello del canal) es la presencia del patrón, es la censura. Si tienes a un entrevistador y a un entrevistado y en medio está el cubo, esa es la presencia del patrón. Cuando sale el gobernador con el agua en la cintura y su entrevistador con su cubito en medio, la desgracia nacional adquiere las características de escenografia, de montaje.
La censura, inherente al mexicano
–¿Qué es para usted la censura?
–Es inherente al mexicano. Comienza por nosotros. Primero existe la censura y luego hay una autocensura. Pero para que haya, debe exitir el que la impone, aunque no diga nada, y quien la ejerce: uno mismo, que dice: esto no lo puedo decir. Estamos condenados, no es cultural, es algo salvaje. Una vez al director de un canal le pedí que me dijera de quién no podía hablar. Respondió que hablara de quien quisiera, pero que si había bronca me entendiera con (la Secretaría de) Gobernación. Luego de eso, me corrió, porque hablé de uno de sus cuates.
–¿Adónde llegaremos con esta televisión privada?
–Sepa la madre, pero se trata de que no lleguemos a ninguna parte. La televisión ha hecho que el mexicano se sienta orgulloso de su ignorancia, y eso te lo demuestra la jactancia que hace TV Azteca de sus grandes aportaciones.
Rememora: En canal 13 cada programa tenía razón de ser. Estaba dirigido a un público, al cual no le iban a hacer mal esas emisiones, porque no lo inducía a comprar, sino a le daba algo.
Para Saldaña, la música es plataforma estética por la que pueden despegar parte de sus sentimientos e ideas, su catarsis. Es una forma sutil de llegar a la gente. Y es crítico con la que actualmente se hace para los jóvenes en el plano comercial.

Afirma que los que hacen la música que le dan a los jóvenes no resisten un examen musical, porque sus melodías no están constituidas y las letras no tienen ni poesía ni lógica ni léxico. Reto a quien sea a examinar una letra de nuestra época, de compositores viejitos (como Agustín Lara, Rafael Hernández), que sí eran cursis, pero la melodía era rica, por eso han permanecido años. Los muchachos de ahora son víctimas, los están engañando. Los cantantes actuales llenan plazas porque los que los escuchan son producto de la televisión. El fenómeno es global.