JAVIER DUARTE DE OCHOA: CAPTURADO

JAVIER DUARTE DE OCHOA: CAPTURADO

18/7/12

¿Ya lo perdimos?, Felipe Calderón, encerrado en sus obsesiones y negaciones


Desde hace tiempo he venido pensando que la obsesión  


de Calderón por la inseguridad y la obstinación en su 


estrategia militar le habían llevado a descuidar al resto de 


su administración e incluso a perder sus instintos 


políticos.


Miercoles 18 de Julio del 2012.


Ahora se ha refugiado en una visión benéfica de su gobierno y de complacencia consigo mismo que le impiden ver la realidad. 
La entrevista publicada por el diario El País el domingo pasado lo confirma de manera sumaria.
En ella rechazó que tenga una alianza con Peña Nieto, pero aseguró que no descarta un nuevo cargo político porque “la labor que comenzamos en esta administración tiene que seguir”. 


A menos que esté hablando de la presidencia del PAN, cualquier otro cargo político tendría que tener la venia de Peña Nieto, sea directamente en la administración pública federal o por nombramiento del Congreso (en donde el PRI es la principal minoría). 
En plata pura esto significa que Calderón cree haber realizado los méritos suficiente a favor de Peña Nieto para merecer alguna designación destacada. 
Y no creo que se esté refiriendo a una embajada en las Isla Fiji.


Y es que en efecto, la estrategia seguida por el PAN en estas elecciones fue la más apropiada para el triunfo del priísta. 
La explicación de Calderón, en la misma entrevista, es de antología: “perdimos los panistas que estamos en el Gobierno al no refrendar el apoyo que podemos tener en nuestra actuación; perdió la dirección panista porque el proceso fue errático, tortuoso y costoso políticamente. 
Con un gobierno que tiene más del 60%, la estrategia de campaña no fue de continuidad sino de cambio o diferencia”.

En su explicación, el Presidente se equivoca por partida doble. Primero, su nivel de aprobación significa muy poco. 


En realidad los mexicanos pueden desaprobar al gobierno, pero suelen respetar a los presidentes. 


¿De veras cree Calderón que la estrategia exitosa de Josefina debió haber sido el discurso del continuismo? ¿Lo cree o juega a la negación?

De manera inverosímil, Calderón se ha atrincherado en la noción acrítica y acomodaticia de que hizo un buen gobierno, y que su estrategia contra el crimen ha sido la correcta, pese a las estadísticas.
 “Hay más violencia de la que había antes de que yo llegara a la presidencia, pero insisto que esto proviene de la brutalidad entre los cárteles y no de la acción del gobierno”. 


Sólo él sigue convencido que la guerra entre los cárteles nadie tiene que ver con la estrategia de descabezamiento a palos de ciego que su gobierno ha seguido contra los líderes del Narco.

Y el Presidente también se equivoca cuando señala que el proceso de selección de candidatos de su partido fue errático, tortuoso y costoso políticamente, como si él no fuese el primer responsable de ello. 
Intentó imponer a Ernesto Cordero con todo el peso de la administración pública al grado de que Josefina Vázquez Mota se quejó de guerra sucia, intervenciones telefónicas, compra de votos desde la estructura de gobierno.


Las inconsistencias del Presidente han continuado después de la elección. La noche misma del 1 de julio reconoció en medio de sonrisas y con el cuerpo relajado el triunfo del PRI, pero una semana más tarde ya había señalado que habían habido irregularidades y debían ser investigadas y sancionadas.

Difícil entender a Calderón, encerrado en sus obsesiones 


y negaciones. 


Creo que hace rato lo perdimos. 


(Al respecto, había avanzado esta tesis en el siguiente artículo http://bit.ly/iIy2nh).
@jorgezepedap




Información: Movimiento por la IV República.